Aceptémoslo: la innovación empieza por la Junta Directiva

La innovación empieza por la Junta Directiva

Si la Junta Directiva de su empresa no se ha subido al barco de la innovación, es posible que no llegue muy lejos.

Hace un par de años, me encontraba en Colombia con una empresa multilatina apoyándola en su estrategia de crecimiento con el sueño de llegar a vender 1 billón de dólares para el 2020. Trabajé con el equipo de altos ejecutivos, compuesto por el Presidente de la compañía y los Directores Generales de todas las unidades de negocios. El equipo estaba muy emocionado cuando definimos metas de crecimiento, más allá del crecimiento orgánico de la empresa, e identificamos nuevas áreas estratégicas de crecimiento y nuevos focos de innovación.

Nos propusimos lograr $100 millones de dólares por ventas en innovación para el 2020 y enfocar los esfuerzos de innovación en un 50% en los negocios núcleo (core) de la empresa, un 30% en ingresar a mercados adyacentes y un 20% en desarrollar nuevos modelos de negocios disruptivos en sus respectivas industrias (iniciativas H2 y H3). Finalmente, la empresa tenía una estrategia de innovación con la cual estaban alineados todos sus más altos ejecutivos.

Cuando el Presidente fue a presentarla ante la Junta Directiva, nos llevamos una triste sorpresa al conocer la respuesta de los accionistas:

“Nos encanta el plan de crecimiento e innovación, pero no estamos dispuestos a hacer inversiones en este momento, recuerden que no pueden reducir el dividendo que recibimos todos los meses.”

¿En serio? ¿Quieren que la innovación suceda por combustión espontánea sin inversión? ¿Pretenden que la innovación suceda sin riesgo? Esto fue un vaso de agua fría para todos los ejecutivos. La Junta Directiva aseguraba que la innovación era un pilar estratégico, pero en realidad, a la hora de los balazos, no estaba hablando en serio. Nos hicieron perder el tiempo. Lo que tenía en mente era seguir haciendo innovaciones incrementales (nuevos sabores, nuevos colores, nuevos tamaño, extensiones de línea, poner a los productos una licencia de los Minions o de Frozen). Nada fuera de la zona de confort.

Lo que no comprendía esta Junta Directiva es que si la empresa no invierte un poco de los dividendos de hoy, es muy posible que no haya nada que repartir mañana.


En esta misma línea, hace poco Innovare fue llamada por una compañía líder en logística en Centroamérica para que le ayudáramos a crear una cultura de innovación. El diálogo que tuvimos fue más o menos así:

Cliente: Queremos que nos ayuden a crear una cultura innovadora.

Mario: ¿Para qué? ¿Cual es el objetivo?

Cliente: Para que todos los colaboradores generen ideas.

Mario: ¿Qué tipo de ideas?

Cliente: Ideas creativas e innovadoras.

Mario: ¿Con qué objetivo?

Cliente: Para aumentar nuestra rentabilidad.

Mario: Entonces ustedes no quieren desarrollar una cultura más innovadora, lo que ustedes desean es mejorar la rentabilidad de la empresa.

Cliente: Correcto.

Luego de explicarle al cliente que aunque el objetivo de crear una cultura innovadora es muy loable y hasta aspiracional, la realidad es que transformar toda una cultura lleva mucho tiempo y lo que las empresas necesitan hoy, más que nunca, es desarrollar proyectos concretos de innovación que hagan “sonar la caja registradora”, independientemente si todos los colaboradores participan y dan ideas.

Según nuestra experiencia, las grandes ideas no vienen de grandes concursos o software de captura de ideas, sino de equipos multidisciplinarios que trabajan en un foco de innovación de la empresa.

Mario: ¿Tienen claros los focos de innovación de la empresa? ¿Una estrategia de innovación?

Cliente: No.

Mario: Entonces empecemos por ahí.

¡Déjà vu! Y otra vez arrancaba el viaje de desarrollar una estrategia de innovación para un nuevo cliente. Luego de una reunión previa con el Gerente General, antes de los talleres de estrategia de innovación, no podía olvidarme de lo que me había pasado en Colombia y le pregunté si la Junta Directiva estaba a bordo con el tema de la innovación. Su respuesta me dejó sorprendido:

Cliente: Tenemos dos accionistas. Uno quiere hacer crecer la empresa y crear nuevos modelos de negocios. El otro quiere consolidar el negocio actual para mejorar la rentabilidad.

Mario: Si no empezamos desde arriba, sensibilizando a la Junta Directiva, prefiero no iniciar el proyecto, porque de lo contrario cuando les llevemos la estrategia de innovación habremos perdido nuestro tiempo.

Finalmente, pedí una cita con la Junta Directiva y la diferencia de visiones de los socios eran tan grande que uno de ellos ni siquiera llegó a la reunión. Más claro ni el agua.


Si la Junta Directiva no cree en la innovación, no está dispuesta a invertir recursos en ella y sus miembros no están alineados sobre qué los objetivos se desean alcanzar, no vale la pena iniciar ninguna iniciativa de innovación. Nacería muerta. Es por eso que con mucho respeto le dije al Gerente General de esta empresa líder en logística:

“Iniciar el proyecto sería una pérdida de tiempo y dinero para ambos. Prefiero dedicarme a empresas que crean en la innovación de verdad, que estén dispuestas a invertir y que quieran desarrollar proyectos que se transformen en resultados tangibles, y en más satisfacción y calidad de vida para sus clientes. La vida es demasiado corta para no tener un impacto en lo que uno hace y le apasiona.”

Pero si usted es de esos líderes que verdaderamente quieren transformar su empresa y saben que la innovación les va a dar una ventaja competitiva, no tenga ninguna duda: nos encantaría trabajar con usted.

One thought on “Aceptémoslo: la innovación empieza por la Junta Directiva

  1. Un poco errado el concepto del componente cultural, es allí donde el verdadero valor de la innovación de lo co trario todo será maravillosos trucos sin sostenibilidad ni impacto triple

Deje un comentario.
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con un asterisco *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Queremos acompañarle en el ascenso de su compañía

¿Se atreve al cambio? Contáctenos hoy y comience a innovar.

Los campos con un * son requeridos