El tamaño (de la caja de herramientas) sí importa

­Cuando uno conversa con las personas responsables de liderar la innovación en diferentes compañías e industrias, se da cuenta de que están luchando por ganar la credibilidad de la alta gerencia a través de resultados. Para lograr esto, un desafío constante es encontrar el mejor modelo o proceso de innovación.

Hoy tienen a su disposición todo un arsenal de herramientas para innovar, como Design Thinking, Lean Start-Up, Stage-Gate, Business Model Canvas, Innovación Abierta, Estrategia Océano Azul, los Cuatro Lentes de la Innovación, Prototipaje Rápido, Incubadoras y Laboratorios dedicados, entre otras.

Nadie puede decir entonces que no encuentra herramientas para innovar. El problema, más bien, es saber cuál usar, para qué, y cómo integrarla con el proceso que ya tiene la empresa y las particularidades específicas del proyecto por desarrollar.

Herramientas de innovación

La madera no se corta con martillo

Recuerde que la efectividad de cualquier proceso de innovación va a depender de cuán grande es la caja herramientas que se tiene a disposición, y qué tan capacitada está la gente para sacarle provecho.

Una caja de herramientas suficientemente grande le va a permitir a la empresa seleccionar la herramienta más apropiada para el reto que enfrenta. Es muy diferente innovar en un proceso que lanzar un nuevo producto, o crear un nuevo modelo de negocios. También es distinto innovar en la experiencia de servicio de cliente o crear un nuevo canal de distribución.

Por lógica, si uno necesita cortar madera, el martillo no va a ser la mejor herramienta, o si requiere hacer un agujero en la pared, va a ser muy difícil que lo logre con un serrucho. Lo mismo sucede con la innovación. Por ejemplo, sería un grave error pretender usar la Estrategia Océano Azul para innovar en un proceso, o los Cuatro Lentes de la Innovación para una innovación incremental.

De la moda lo que te acomoda

Algunos clientes de nuestra práctica de consultoría nos dicen que preferirían tener una caja herramientas más pequeña, con pocas herramientas que dominen profundamente, mientras que otros reconocen que les gustaría una caja más amplia para enfrentar la diversidad de retos que implica innovar.

Al final, cada empresa es un mundo y no hay receta que funcione para todas. Lo que sí queda claro es que empezar un proyecto de innovación sin una metodología definida (o con una inadecuada) es fórmula segura para el desastre.

Lo ideal es mantener un enfoque ecléctico y no casarse con ninguna herramienta solo porque está de moda, pues hay muchas que llevan sus años en el mercado pero se mantienen vigentes y robustas para algunos retos de negocios.

Nuestra recomendación para quienes gestionan la innovación es completar una matriz que indique cuáles son las mejores herramientas de innovación para el tipo de proyecto que van a realizar, y particularmente, cuáles son más útiles para cada una de las etapas. Desde la búsqueda de oportunidades y detección de necesidades del cliente, hasta la generación de ideas, evaluación, prototipaje y lanzamiento de las innovaciones.

2 thoughts on “El tamaño (de la caja de herramientas) sí importa

  1. Hola, me gustaría conocer según su experiencia, esa matriz de herramientas de innovación y en que proceso usarla. Nosotros somos una empres farmacéutica. En el proceso de sensiblizacion y definición del problema. En el proceso de Ideación. En el proceso de selección y el proceso de prototipo, que recomendaría. Para innovación en proceso , en producto, en servicio y en modelo de negocios.

Deje un comentario.
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con un asterisco *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Queremos acompañarle en el ascenso de su compañía

¿Se atreve al cambio? Contáctenos hoy y comience a innovar.

Los campos con un * son requeridos